Australia estrena un sistema de retorno de envases
 

Un nuevo país se ha sumado a los 40 en los que ya funciona el Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR) de envases que la Conselleria de Medio Ambiente pretende implantar en la Comunitat Valenciana, pero que de momento está paralizado por falta de consenso con los empresarios, especialmente con los supermercados. Desde hace una semana, en Australia se ha puesto en marcha el SDDR, en concreto, en el estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado del país con 7,5 millones de habitantes, cuya capital es Sidney.

El modelo que se ha implementado es muy parecido al que se anunció para la Comunitat Valenciana. Así, se aplica un recargo de 10 céntimos a cada envase (lata, plástico, vidrio y brik) de agua, cerveza, refresco o zumo que se recupera una vez se devueve el recipiente.

Sin embargo, según han comentado desde Retorna, organización que impulsa este sistema formada por varios grupos ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción, finalmente las autoridades australianas han cedido a las presiones de las distribuidoras y no han obligado a que los centros comerciales y los comercios locales que venden estas bebidas sean también puntos de recogida de los envases. Así, tan solo una gran cadena de supermercados ha aceptado que se instalen 250 puntos de recolección mediante máquinas instaladas en sus aparcamientos, con la previsión de ampliarlo a 500 puntos en los próximos meses.

Para Miquel Roset, portavoz de Retorna, "se ha visto truncado el derecho de los ciudadanos a devolver los envases en los puntos donde compran las bebidas, lo cual es un problema porque hay muchos sitios que venden envases y muy pocos en los que se puede devolver". Roset ha añadido que es algo que carece de sentido y que "lo normal es que finalmente obliguen a todos los establecimientos que venden bebidas a aceptar la recogida de los envases, como sucede por ejemplo en Alemania".


SDDR en la Comunitat Valenciana

En la Comunitat Valenciana la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebriàn, ya comentó que estudiarán implantarlo en algún acto puntual, por ejemplo, una carrera popular, o hacer una prueba piloto en algún municipio para comprobar su aceptación. Así, ya se está estudiando ponerlo en marcha a modo de prueba mediante la instalación de máquinas que recojan los envases instaladas en diferentes ayuntamientos, entre ellos, el de València.

Y es que, el alcade, Joan Ribó, es un firme defensor de este sistema y ya le mostró a la consellera Cebrián su disposición a que se probara en la capital. En el caso de que se hiciera, al no estar implicado el comercio y por tanto, no cobrarse el recargo de 10 céntimos, el consumidor que devolviera los envases obtendría otro tipo de incentivos, por ejemplo, descuentos en tasas municipales o donativos a ONG medioambientales.

Pese a todo, fuentes del Ayuntamiento de la capital valenciana han comentado que aún no les ha llegado ninguna propuesta concreta de la Conselleria de Medio Ambiente, aunque han recordado que en su día ya se mostraron predispuestos a colaborar. CARLOS NAVARRO

FUENTE: www.gestoresderesiduos.org