La sequía hace apurar hasta la última gota de agua

 

       

Las cifras son terribles. Más de 900 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable, y en el año 2025 habrá 1800 millones viviendo en zonas donde escasee este recurso. Por cada grado que suba la temperatura de la Tierra, un siete por ciento de la población mundial se sumará a la estadística, según la FAO. Además, las muertes por diarrea causadas por agua contaminada se elevan a más de 2,2 millones al año.

Una red sostenida por un armazón de bambú captura las gotas de lluvia y las conduce al depósito. Recoge hasta 100 litros de agua potable al día. El arquitecto italiano Arturo Vittori es el autor

Afortunadamente, la situación todavía tiene remedio. Como asegura Yoshihide Wada, hidrólogo de la Universidad de Utrecht, «las tecnologías que nos garantizarán el agua mañana ya están disponibles hoy». Y cada vez son más eficientes. En Israel, la mitad de la población consume agua que fue del mar. Singapur apuesta por el uso eficiente: casi cada gota que cae del cielo acaba en las tuberías. Mención aparte merecen proyectos como el Omni-Processor Janicki, apoyado por la Fundación Bill y Melinda Gates y ya operativo en Dakar (Senegal): es capaz de transformar desechos humanos en agua potable.

900 millones de seres humanos no tienen acceso a agua potable

Las campañas de concienciación también son eficaces, como ha demostrado California, donde se han traducido en un ahorro del 35 por ciento. Y, por supuesto, racionalizar su consumo en el sector que más agua gasta. la producción agropecuaria se traga el 70 por ciento del consumo mundial, aunque solo la mitad llegue a las plantas o animales. Uso responsable, nuevos hábitos y mejora de infraestructuras son requisitos básicos. Si a eso le sumamos el desarrollo de variedades más resistentes a la sal o que precisan menos agua; el panorama no resulta tan sombrío. E incluso nos arranca una sonrisa optimista cuando vemos que la inventiva humana es capaz de dar con soluciones baratas que permiten a pueblos humildes atrapar un agua que se nos escapa entre los dedos.

¿CÓMO CREAR AGUA?

Del mar
 

La planta desalinizadora de Jebel Ali, en Dubái, es una de las mayores del mundo. Produce cada día dos millones de metros cúbicos de agua y 10.000 megavatios de electricidad.

De los excrementos humanos


El Omni-Processor, de Bill Gates, transforma los desechos orgánicos de 100.000 personas en 86.000 litros de agua mientras genera 250 kilovatios de electricidad.

De una patata


El holandés Marc van Rijsselberghe pensó que, si el 97 por ciento del agua del planeta es marina,
nada mejor que seleccionar las variedades de plantas que mejor resisten la sal.

De la niebla



Los incas usaban redes para capturar la niebla que ascendía por las laderas. El sistema se usa hoy en Sudamérica, África y el Himalaya. Una red de 40 metros cuadrados, en Nepal, da 200 litros al día.

FUENTE: www.xlsemanal.com