EL GRAN "FRAUDE" DE LAS EMISIONES QUE ANUNCIAN LOS FABRICANTES DE COCHES Y LA REALIDAD
Los automóviles emiten entre un 17% y un 45% más de dióxido de carbono (CO2) en la realidad en comparación con la cifras con las que se anuncian, según los análisis comparativos realizados por varias asociaciones europeas de consumidores, entre las que se encuentra la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La OCU informa en un comunicado que los fabricantes de automóviles, para reducir las emisiones de CO2, comercializan vehículos "en teoría menos contaminantes", aunque, en su opinión, "la realidad es que estas reducciones son bastante menores a las anunciadas".

Así, el informe recoge las mediciones reales del consumo y de los gases emitidos por los automóviles, que siempre son superiores a las publicadas. Según datos de un estudio del Consejo Internacional para el Transporte Limpio (ICCT), la diferencia entre los datos anunciados y los reales ha pasado del 10% en 2011 al 25% en 2012.

Esta variación se traduce en un sobrecoste de 300 euros anuales para el automovilistas. Según las asociaciones de consumidores, los fabricantes utilizan diferentes "trucos" para obtener menores emisiones en las homologaciones, como hinchar los neumáticos más de lo normal, usar ruedas de baja resistencia a la rodadura o camuflar salientes del coche para mejorar la aerodinámica.

Ante esta situación, las organizaciones solicitan la aplicación desde 2017 del Worldwide Light Duty Test Procedure (WLTP), como un protocolo que permite evitar dichos trucos y mejorar el actual ciclo de homologación de consumo.

FUENTE: www.ecoticias.com