DESMITIFICANDO EL BOMBO PUBLICITARIO DEL LED
Ante la presión social, de los medios, de la opinión pública, que ensalzan “el LED” como lo más eficiente, y la adopción desmesurada de soluciones LED en España frente al resto de Europa, cabe preguntarse: ¿Qué pasa en Es España? El LED está en boca de todos. ¿Se le han quitado las ganas de analizar y justificar sus decisiones a los responsables de los proyectos? Nos venden el LED desde los trapicheros del barrio, hasta las más altas esferas políticas, poniéndose medallas por re-inaugurar reformas lumínicas, sin otro argumento que la palabra LED. Nos bombardean desde las potentes multinacionales con las bondades del LED, da igual que se trate de un televisor. Por todo lo anterior creo que es hora de desmitificar dicha tecnología y situarla en el lugar que le corresponde. Con este artículo pretendo aportar información que puede evitar que Ud. o la empresa en la que desempeña sus labores, sean las siguientes víctimas de un engaño muy extendido en los últimos tiempos.

PROPÓSITO: ¿ALUMBRAR O DESLUMBRAR? Los semáforos de LED son estupendos, se ven a mucha más distancia que los convencionales. Lo mismo ocurre con las luces de día y las luces de freno de los coches modernos: mucho más eficientes para el propósito para el que se diseñaron: señalizar.
Pero ¿alguna vez ha intentado Ud. leer algo en la oscuridad con esa linterna de LED? ¿O leer un periódico bajo la dicroica de LED del bar? Creo que no le fue fácil…Los lúmenes del LED nos deslumbran, pero a la hora de proyectar esos lúmenes hacia nuestro plano útil de trabajo u ocio, dejan bastante que desear a la hora de alumbrar.

       DISTINGAMOS ENTRE SOLUCIONES DE OBRA NUEVA Y SOLUCIONES DE REEMPLAZO O APAÑOS TEMPORALES:
 1.En una obra nueva, donde se hace un estudio profesional de las necesidades   lumínicas, es perfectamente aceptable adoptar soluciones LED, con luminarias diseñadas para LED, siempre que se adapten a las necesidades de la instalación. También aporta nuevos recursos en decoración.

Este artículo no va a tratar este caso, ya que se entiende que se encuentra Ud. en manos de auténticos profesionales en iluminación, o al menos así es de esperar.

2. En una reforma donde se pretende sustituir la fuente de luz original por una de LED, conservando la luminaria original y minimizar el gasto, aquí es donde debemos aplicar las máximas precauciones.

Estos casos se conocen por el vocablo inglés RETROFIT (retro-adaptación/retro-encaje).

Más adelante iremos analizando las diversas problemáticas que pueden presentar los sistemas RETROFIT.

     DEFINICIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA:
La eficiencia energética, en términos de iluminación, siempre se mide por la ratio LUX/VATIO (Lx/W). ¡No confunda LUX con LUMEN!: los LUX es la cantidad de luz que llega a nuestro plano de trabajo útil, y se puede medir con el típico luxómetro del fotógrafo, mientras que lumen es la magnitud que mide la cantidad de luz que emite la fuente desnuda, sin tener en cuenta reflexión, difusores, distancia, etc. El dato Lm/W no tiene utilidad práctica, solo da una indicación de la modernidad de un componente aislado, sin entrar en su correcta aplicación. Es un dato que se mide en laboratorio, que no aporta nada al usuario, y es difícil de verificar.

La eficiencia energética consiste en obtener al menos los mismos LUX que la solución lumínica que se reemplaza, consumiendo menos Vatios de energía. Si los LUX obtenidos son inferiores a la solución anterior, o si generamos zonas de sombra no deseadas, hemos fallado en el ejercicio de eficiencia, y lo correcto sería llamarlo AUSTERIDAD ENERGÉTICA. Para austeridad sale más barato apagar la mitad de las luces y se consigue el mismo efecto.

  ¿CUÁL ES LA FUENTE DE LUZ MÁS EFICIENTE (LUX/W) DISPONIBLE EN EL MERCADO ACTUAL? Sin lugar a dudas, la fuente de luz más eficiente disponible en el mercado actual es la fluorescente en formato T5 (linear) y CFL (bombillas), mal que les pese a los que juran por el LED. Las recientes inversiones millonarias en nuevas fábricas de fluorescentes T5, por parte de los grandes jugadores como Philips, Osram y General Electric sirven de prueba. Tenemos T5 para rato.
En términos de EFICACIA (Lm/W), la fuente de luz LED puede ser superior al fluorescente, pero en términos de EFICIENCIA (Lx/W) no lo es a día de hoy: los lúmenes del fluorescente T5 son más fáciles de proyectar.

  ¿Y DESDE EL PUNTO DE VISTA ECOLÓGICO? Es verdad que el tubo fluorescente contiene vapor de mercurio, pero…¿Cuánto mercurio y otros contaminantes se usan para fabricar los disipadores de calor de los LED en aluminio? Infinitamente más, pero como ocurre lejos de nuestras miradas, no nos damos por aludidos.

LOS PROBLEMAS QUE SE PUEDEN ENCONTRAR EN LAS SOLUCIONES “RETROFIT”
1.ÁNGULO DE APERTURA del haz luminoso: su nueva fuente de luz LED no debería crear sombras donde la luz anterior no las creaba. Podría tener que instalar luminarias adicionales para evitar las dichosas sombras, problema también conocido como “efecto cebra, efecto caverna”, pero aumentaríamos el consumo, luego adiós al ahorro.

2. ÍNDICE DE REPRODUCCIÓN DEL COLOR (CRI/IRC): cualquier valor por debajo de Ra 80 es una luz bajo la que no se recomienda trabajar. Pocos LED llegan a Ra 80 (el fluorescente da Ra >85). Por lo tanto, instálese con precaución en aulas de estudio, zonas de trabajo intensivo, o escaparates/estanterías destinadas a poner en valor un producto.

3. DISIPACIÓN DEL CALOR. Es de dominio público que el LED se degrada por su propio calor si no está bien ventilado. La eficiencia luz/calor del LED actual es del 65% (no del 95%, como quieren afirmar algunos fabricantes o distribuidores “desinformados”). Por tanto, de cada 1 W consumido, 0,45 W se transforman en calor. La consecuencia de ese calor, si no se disipa correctamente, es una degradación anual mínima del 20%, en forma lineal, del poder lumínico del LED. Si después de media hora de funcionamiento, supera en 20º C la temperatura ambiente, no está disipando correctamente y causará degradación lumínica acelerada
La legislación sobre condiciones laborales fija unas franjas máxima y mínima para cada lugar de trabajo, de estudio, de paso, etc. Si su instalación cae por debajo de los niveles fijados, ¡quizás tendrá que renovar sus fuentes de luz LED antes de su amortización prevista!

4. UBICACIÓN. La nueva fuente de luz debe ubicarse de forma que tengan cierta ventilación, como en un falso techo, para que su disipador de calor pueda hacer su función.

5. COLOR UNIFORME DE LUZ. Asegúrese que todas las unidades que vaya a instalar en el mismo lugar sean de la misma partida o han sido estrictamente seleccionadas por idéntica tonalidad de luz. Esta es una dificultad aun sin resolver en el proceso de fabricación: conseguir de forma continuada la misma tonalidad exacta, de una partida a otra.

6. LE GARANTIZAN LÚMENES, PERO NO LE GARANTIZAN LUX. Insista que la luminosidad se mida en un punto fijo (o varios) y señalado, con uso de un luxómetro fiable, y que ese sea el valor de referencia en la garantía lumínica que debería exigir.
Dicha garantía debe especificar el modelo y marca de la luminaria que albergará la fuente de luz LED, para que la protección de la garantía sea adecuada y completa.

 UGR. El acrónimo anglosajón que viene a significar Calificación Unificada de Deslumbramiento. Muchas normas, incluyendo las de seguridad en el lugar de trabajo, fijan los límites de UGR, o confort visual y ausencia de molestias por deslumbramiento. Un LED potente, como el usado en campanas industriales, puede llegar a dañar la retina de menores (tienen tendencia a mirar al techo) y ancianos, menos protegidos en ese aspecto. La medición se realiza con una fórmula que contempla la distancia entre la fuente de luz y el ángulo con respecto de la visión horizontal del trabajador. Un valor superior a 19 se considera inaceptable. El deslumbramiento se evita con difusores ópticos, traslucidos o láminas opacas de aluminio. Cualquiera de estos métodos disminuirá el flujo luminoso del LED, creando otro conflicto: menos LUX.

7. FACTOR POTENCIA Y ARMÓNICOS. Un factor potencia inferior a 0,95 o un THD superior a 15% son evidencias de una electrónica de control de baja calidad y durabilidad. Una tasa THD alta hará saltar los diferenciales.

  1.DECLARACIÓN DE CONFORMIDAD. Los productos comercializados en la Península, además de contar con sus certificaciones originales de marcado CE, deben contar con una DECLARACIÓN DE CONFORMIDAD, firmada por el importador identificado del producto en la Comunidad Europea. Cualquier excepción puede implicar que la Compañía Aseguradora rehúse de su responsabilidad en un eventual siniestro, por carecer algún elemento causante, de la prescriptiva conformidad administrativa.
  2.LA LETRA PEQUEÑA DE LA GARANTÍA. He llegado a ver que la garantía de un LED se daba por 30.000 horas de funcionamiento…y la letra pequeña decía “siempre y cuando la temperatura de funcionamiento no exceda de 25º C”. ¿En qué parte de España no alcanzan nuestros techos los 28º C en invierno y 40º C en verano?
  3.SISTEMA DE CONEXIÓN ELÉCTRICO. Importante, sobre todo, en el caso del TUBO LED: si se alimenta eléctricamente por los reóforos, deben ser los de un solo extremo del tubo. Estos tubos se suelen suministrar junto con un “falso cebador-puente”. Si el TUBO LED se alimenta por los dos extremos (y no se suministra con casquillo puente), se trata de material desechado por otros países europeos, donde la legislación prohíbe este tipo de conexión, por presentar riesgo de electrocución del instalador.
  4.PÉRDIDA DE HOMOLOGACIÓN DE LA LUMINARIA ANFITRIONA. La incorporación de una fuente de luz distinta de la que se usó para homologar originalmente la luminaria anfitriona, suele tener como consecuencia la pérdida de homologación de la misma. Si el nuevo elemento LED que quiere acoplar tiene su certificado de inmunidad ante tal pérdida, va Ud. por buen camino, sino corre riesgo en caso de siniestro.

m.ECO-TASA. Si no está contemplado en el precio o especificada en el presupuesto, cuestione a quien se lo propone. Si vamos a mejorar el planeta siendo más eficientes, hagámoslo hasta el final: abone la eco-tasa para pagar el reciclado de lo que está remplazando.

¿CUAL SERÍA EL PEOR RETROFIT?.... SIN NINGUNA DUDA: EL TUBO LED, EL QUE PRETENDE REMPLAZAR EL FLUORESCENTE LINEAR, ES DECIR EL T8 Y EL T12 CONVENCIONAL.

El tubo de LED reúne y acumula casi todos los problemas enunciados anteriormente, además de los suyos propios. El tubo de LED nace de la tira de LED. La tira de LED no tiene ningún problema intrínseco, ya que tiene la fuente de alimentación separada y disipa el calor en el aire ambiente. Para poderlo aplicar en luminarias lineares, hubo que darle rigidez: se le embutió en un tubo de policarbonato, luego se incorporó en ese mismo tubo la fuente de alimentación y se taponaron los extremos para sujetar los pines de alimentación. El conjunto resultante es un pequeño horno. Se ha intentado incorporar una tira-radiador de aluminio para mejorar la disipación de calor, pero al ser metálica, debe separarse de la electrónica, fuente del calor, con un aislante eléctrico. Los aislantes eléctricos raramente son buenos conductores térmicos, de ahí que el disipador de calor se quede corto en su función.

Aun con lo anterior, verá que los tubos tienden a combarse con el tiempo, dando un pésimo efecto.

Ubicación: se suelen ubicar preferentemente en los lugares de paso y garajes/parking. En ese caso deben estar alojados dentro de luminarias estancas…¡y volvemos a dificultar la disipación del calor!

  PARADOJAS: en Francia y otros países de la UE los tubos de LED están expresamente excluidos de las subvenciones por mejora energética. Escandinavia prohibió la comercialización del tubo LED y EEUU está revocando homologaciones. Por algo será.
Mientras tanto, La Junta de Andalucía, por ejemplo, facilita su subvención SIN SIQUIERA COMPROBAR SI LA MEJORA DE EFICIENCIA SUPERA EL 30% EN LA RATIO Lux/Vatio, a la vez que dificulta la obtención de subvenciones para los retrofits fluorescentes, que son más eficientes, como reflejan certificados de laboratorios ENAC emitidos para algunas marcas.

  ¿DÓNDE ESTÁ EL ENGAÑO?
El engaño consiste primero en confundir al comprador con datos de lúmenes, obviando lo importante, los LUX.

El siguiente paso consiste en una demostración sin luxómetro, dejando que el cliente quede deslumbrado por el LED: el efecto visual engaña. No se toman decisiones basadas en impresiones subjetivas, exija mediciones.

El tercer engaño es hablar de garantía de funcionamiento, en vez de garantía lumínica…Sorpréndase.

En cuarto lugar se insiste en los vatios de consumo, obviando el pobre rendimiento lumínico, incluso en estado nuevo.

¡El número de “especialistas en iluminación” se ha multiplicado por 10 en los 2 últimos años! ¿En qué academias ha estudiado tanta gente en tan corto espacio de tiempo? Es asombroso…¿ciencia infusa?…

Un tubo de LED en pantalla estanca en un parking en Sevilla y en verano alcanza con facilidad los 75º C. Garantizarlo por 50.000 horas no es serio, huele a “mantente mientras cobro”.

CONCLUSIÓN
Existen muy buenos desarrollos en luminarias específicamente diseñadas para LED. Con una simulación lumínica realizada por un profesional acreditado, irá por el buen camino.

El retrofit es en realidad un apaño, que le puede salir bien, o resultar desastroso. Antes de lanzarse, evalúe otras soluciones retrofit, y sobre todo, verifique si su elección se puede llamar eficiente, o si se queda meramente en austera. De todas maneras, en las soluciones retrofit también se puede realizar una simulación profesional: PÍDASELA a un agente independiente para justificar su decisión, ¡SE LA PODRÍAN PEDIR A POSTERIORI!

Recuerde: el profesional le puede ayudar a iluminar, el charlatán seguro que le deslumbra.

FUENTE: www.ecoticias.com