Mobiliario urbano fabricado con residuos neumáticos
30/04/2012
 
Un neumático tarda alrededor de 600 años en degradarse. En España más de 300.000 toneladas de neumáticos se acumulan y no se reciclan. El destino de la gran cantidad de neumáticos en desuso es una problemática sin resolución. Se esparcen por ríos, descampados, patios… o se acumulan generando un gran volumen de basura que no se degrada, al tiempo que se desaprovecha un material con múltiples beneficios.
El reciclaje del caucho es la solución a la enorme cantidad de neumáticos que se usan en España. Los céspedes artificiales, los pavimentos deportivos, las pistas de atletismo y el aislamiento acústico, son algunos usos que se han dado al caucho reciclado. Por otro lado y poco a poco, surgen iniciativas de diseñadores que comienzan a utilizar material reciclado para sus creaciónes. Un ejemplo es el caso Deconscient, ideado por Alex Fernandez Camps y Germán Rubio para la compañía Durbanis. Se trata de un asiento formado por neumáticos de coche triturado, en el interior, y un recubrimiento de EPDM en el exterior. Esta cobertura la usan para evitar que el neumático desprenda algunas sustancias contaminantes al ser expuesto a la radiación ultravioleta.

La razón de utilizar neumáticos es dar uso a un residuo que, de no ser aprovechado, presenta un alto grado de contaminación. Fernandez Camps asegura que se reutilizan 16 unidades de neumático por cada pieza de Deconscient que construyan. El 90% del material del banco está formado por los neumáticos triturados. El otro 10% es el recubrimiento que ¨civiliza¨ la pieza para que resulte agradable al tacto, no manche y evite que los rayos solares extraigan partículas contaminantes del neumático. Para el diseñador “es tan importante el objeto que se construye como el que se destruye”.El principal motivo para utilizar el caucho, asegura Fernández Camps es que se trata de un residuo con mucho excedente, que se produce muy cerca de donde se fabrican estos asientos y además dejamos de utilizar otros materiales como: hierro, madera o cemento . Los asientos se fabrican en la población de Banyoles (Girona), dónde se produce un núcleo de neumático triturado que es el estado en el que lo compra la compañía Durbanis. Con un solo molde pueden hacer dos piezas simétricas que encajan hasta en 40 formas distintas. Hasta el momento se han producido en dos alturas. En 45 centímetros para adultos y 32 centímetros para niños.

Es la primera vez que estos diseñadores han usado materias primas recicladas para la construcción de sus diseños y aseguran que siempre que sea posible es un buen punto de partida; su aproximación como diseñadores a la sostenibilidad se da reflexionando, estudiando y aprendiendo proyecto a proyecto. Insiste Fernandex Camps en que ¨hoy en día, cuando se diseña un objeto hay que pensar en lo que produces, pero también en lo que dejas de producir, en lo que se podrá producir terminada tu acción y en lo que ya no se producirá¨.

FUENTE: www.ecoticias.com