Desarrollo de combustible de alto rendimiento a partir de la fracción desechada en la gestión de res
27/12/2011

video treaming
Un consorcio de empresas y centros de investigación liderados por URBASER y formado por CEMEX, APPLUS, ITENE y CIEMAT, está investigando en el proyecto “proCSR” nuevas tecnologías de acondicionamiento de la fracción rechazada en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos para su valorización energética.

En la actualidad, las empresas de gestión de residuos sólidos urbanos (RSU) se ven obligadas a desechar en vertedero aquellos rechazos que no se pueden tratar o reciclar adecuadamente.

Tras separar los productos reutilizables o reciclables (metales, plásticos, papel, cartón …) y destinar a compostaje la fracción orgánica, al final del proceso queda un rechazo, que supone cerca del 68% del total de los RSU gestionados en una planta convencional, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino. De este rechazo generado, el 65% procede del pretratamiento de la fracción inerte y el 35% procede del rechazo generado en el tratamiento de la materia orgánica (compostaje).

El objetivo de este consorcio es obtener de esta fracción un combustible sólido recuperado (CSR) de óptima calidad que puede ser utilizado en sectores con un alto poder de aplicación.

El principal mercado al que se dirige este proyecto, en concreto, es la industria cementera. Se trata de uno de los sectores que más energía consumen y con unas características que lo idóneo para utilizar el CSR.

El factura energética en la fabricación de cemento oscila entre el 30 y el 40% de los costes totales de producción, lo que destaca la importancia que supone obtener un combustible barato de alto rendimiento. Además, los resultados también serían de aplicación a otros sectores con alto consumo energético como plantas térmicas, azulejeras, hornos de cal y altos hornos.

FUENTE: www.ecoticias.com