¿Cuándo los residuos dejan de serlo?
01/04/2011
 
Europa ha aprobado el primer Reglamento de fin de la condición de residuo cuyo propósito es estimular los mercados europeos de reciclado.Los residuos generados por las industrias y los consumidores en Europa se vuelven a transformar cada vez más en materias primas secundarias y nuevos productos en vez de enterrarse en vertederos.
No obstante, faltaban antes unos criterios claros para determinar cuando un material de desecho recuperado dejaba de ser un residuo y podía tratarse como si fuera otro producto o materia prima.

Janez Potočnik, Comisario de Medio Ambiente, ha asegurado que “debemos empezar a tratar los residuos como recursos valiosos y la adopción de estos criterios de fin de la condición de residuo para los flujos de materiales estimulará realmente nuestros servicios e industria de reciclado. Se trata de otro gran paso adelante hacia el cumplimiento del objetivo europeo de conseguir una economía eficiente en el uso de los recursos y convertirse en una sociedad del reciclado”.

Estimular los mercados de reciclado

Un objetivo importante de las normas sobre el fin de la condición de residuo es estimular los mercados de reciclado de la UE. Esta medida facilitará la seguridad jurídica y unas reglas de juego equitativas, eliminará cargas administrativas innecesarias en el sector del reciclado gracias a la retirada de las materias primas secundarias limpias y seguras del ámbito de aplicación de la normativa sobre residuos y contribuirá al abastecimiento de materias primas para las industrias europeas.

La falta de criterios claros y armonizados en el pasado se ha traducido en una situación en que varios Estados miembros han establecido normativas distintas y no siempre compatibles para regular los materiales recuperados.

El Reglamento supone que la chatarra limpia y segura no tendrá que clasificarse como residuo si los productores aplican un sistema de gestión de la calidad y demuestran su cumplimiento de los criterios mediante una declaración de conformidad por cada remesa de chatarra.

Cualquier clase de transformación necesaria (por ejemplo, corte, trituración, limpieza y descontaminación) para preparar la chatarra para su uso final en fábricas o fundiciones debe completarse para que la chatarra pueda dejar de considerarse residuo. Por ejemplo, los coches viejos deben desguazarse, retirarse los fluidos y los compuestos peligrosos y tratarse las partes de metal para recuperar la chatarra limpia, que cumpla los criterios de fin de la condición de residuo.

Se ha procedido a establecer los criterios de fin de la condición de residuo en la nueva Directiva Marco de residuos, cuyo objeto es conseguir unos porcentajes de reciclado mucho mayores y reducir al mínimo la extracción de nuevos recursos naturales. La finalidad a largo plazo es convertir a Europa en una sociedad del reciclado, una sociedad que evite los residuos y que use los que sean inevitables como recursos siempre que sea posible.

La Directiva Marco de residuos se basa en principios acreditados de gestión ambientalmente segura de los residuos y en el establecimiento de una jerarquía de residuos de cinco niveles que fomente la prevención, la preparación con vistas a la reutilización, el reciclado y otras formas de recuperación. La eliminación de residuos en vertederos, que sigue siendo la forma más común de eliminación de los residuos urbanos en la mayoría de los Estados miembros, debe hacerse únicamente como último recurso. La política de la UE en materia de residuos tiene por objeto hacer subir la gestión de residuos en la jerarquía de residuos e introduce el concepto de ciclo de vida para velar por que cualquier medida presente globalmente ventajas frente a otras opciones.

Próximas etapas

El Reglamento entrará en vigor tras su publicación y será aplicable directamente en todos los Estados miembros transcurrido un período de transición de seis meses. La Comisión está preparando ahora los criterios aplicables a otros flujos de materiales que revisten especial importancia para los mercados de reciclado de la UE, tales como el cobre, el papel, el vidrio y el compost.

FUENTE: www.ambientum.com