Tecnología permitirá fabricar piezas a medida de aluminio para la industria

El Instituto Metalmecánico (AIMME) ha implantado una tecnología pionera en España para fabricar piezas a medida de aluminio y aleaciones ligeras para sectores de automoción, aeronáutico, aeroespacial, biomedicina, dental, dispositivos electrónicos industriales y de consumo y aplicaciones militares.

Según un comunicado del Instituto, esta iniciativa, denominada ANF-Forming (Fabricación aditiva de aluminio y aleaciones ligeras), permite fabricar productos con aleaciones no férricas, mediante técnicas de conformado de material por adición, es decir, añadiendo material por capas.

La línea de investigación desarrollada por AIMME pretende aumentar el valor añadido de los productos de las empresas españolas mediante una rápida y necesaria adaptación hacia series de fabricación reducidas.

Esto redundará en un incremento de su competitividad frente a la fabricación extensiva de piezas que se realiza, cada vez más, en terceros países.

Para la ejecución de este proyecto, AIMME ha incorporado en sus instalaciones de Paterna (Valencia) la tecnología Electron Beam Melting (EBM) que pertenece a la empresa sueca Arcam AB de Gotemburgo y representa un concepto distinto al de fusión por láser y se convierte así en el primer centro en España en disponer de este método, según el comunicado.

Esta tecnología aditiva de última generación permite personalizar productos de materiales no férricos para la industria y presenta innumerables ventajas como libertad de diseño, 'time-to-market' (tiempo de llegada al mercado) reducido, ausencia de moldes y utillaje y ahorro en material, entre otras.

Según el director de AIMME, Salvador Bresó, ponen "al servicio de la industria valenciana y del conjunto del tejido empresarial español esta tecnología de altas prestaciones convencidos de que contribuirá a la mejora de su capacidad y oferta tecnológica".

Este proyecto ha despertado un gran interés en el sector biomédico valenciano, y AIMME ya trabaja en implantes de nueva generación con alto valor añadido para su aplicación en el organismo humano y animal.

Otros sectores como automoción, aeronáutica, moldes y matrices y medioambiental (eficiencia energética y eficiencia química) también pueden beneficiarse con la aplicación de esta tecnología para obtener un mayor valor añadido del producto y mejorar la eficiencia, tanto energética como química, en muchos procesos industriales.

FUENTE: www.adn.es