INVESTIGADORES DE LA UCA TRABAJAN CON NANOPARTICULAS
6 de septiembre de 2010

INVESTIGADORES DE LA UCA TRABAJAN CON NANOPARTICULAS PARA MEJORAR LA TENACIDAD DE LOS MATERIALES AERONAUTICOS

Investigadores del grupo de Ciencia e Ingeniería de Materiales (CIM) de la Universidad de Cádiz (UCA), liderados por el doctor en Ciencias Físicas Daniel Araújo, estudian cómo optimizar la resistencia de materiales empleados en la industria aeronáutica introduciendo nanopartículas, hasta ahora usadas mayoritariamente en biotecnología y biomedicina. Uno de estos componentes son los materiales compuestos de fibra de carbono, “un material que puede llegar a ser más resistente que el acero, de elevada rigidez, con gran resistencia a la corrosión y sobre todo de bajo peso. Este material también resiste al impacto de pájaro y a fatiga, dos de las pruebas más comunes en el sector aeronáutico con las que se pretende comprobar su eficacia ante determinadas circunstancias extremas”, explica Araújo.

En cambio, la tenacidad de este material es baja y para mejorar esta propiedad, los científicos de la UCA están comprobando cómo la incorporación de nanopartículas refuerza su composición.

Este trabajo se enmarca en el proyecto denominado Mejora de tenacidad en Materiales Aeronáuticos: Introducción de nanopartículas en resinas epoxi de polímeros reforzados (CFRP), catalogado de excelencia por la Consejería de Economía, Ciencia e Innovación e incentivado con 307.668 euros.

Para ello, lo primero que harán es simular el comportamiento mecánico de las resinas epoxi, empleadas en la fabricación de materiales de fibra de carbono. Este tipo de resinas, también denominadas termoestables, son también ampliamente utilizadas en otros sectores además del aeronáutico, como automoción, deporte, ocio, etc.

Una vez comprueben si estas resinas son aptas y responden a las características que persiguen encontrar los expertos de la UCA, les incorporarán nanopartículas de diferentes composiciones.

“Con luz procedente de un microscopio localizarán la posición exacta de las nanopartículas y el papel que desempeñan en la generación de grietas que se puedan ocasionar en los procesos de fractura”, explica Aráujo.

Tras los ensayos mecánicos y en función de los resultados obtenidos, los investigadores podrán determinar la naturaleza y configuración óptimas de estas nanopartículas.

Junto con el grupo de Ciencia e Ingeniería de Materiales (CIM), en este estudio participan también el grupo de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial (CCIA) de la UCA, la Escuela Superior de Ingeniería de Lyon (Francia) y la spin-off francesa NANO-H, fabricante de nanopartículas para medicina y biotecnologías.
 
FUENTE: www.interempresas.net