EL 73% DE LAS EMPRESAS PIDEN MAYORES REDUCCIONES FISCALES PARA INVERTIR EN ECOEFICENCIA
9 de junio de 2010
Una nueva encuesta mundial realizada por la operadora de espacios de trabajo Regus ha concluido que el 73% de las empresas españolas declara que necesita reducciones fiscales para el despegue de las inversiones en ecoeficiencia. La encuesta de Regus revela que solo el 37% de las empresas de todo el mundo mide realmente sus emisiones y que menos de un quinto (19%) mide la huella de carbono de sus actividades. El 46% de las empresas de todo el mundo declara que sólo invertiría en equipos de bajas emisiones de carbono si los costes operativos fuesen iguales o inferiores a los de los equipos convencionales. Tan sólo un 40% ha invertido en equipos de bajas emisiones de carbono y únicamente un 38% tiene una política corporativa en este sentido.

La encuesta concluye asimismo que en España el 18% de las empresas realiza un seguimiento de su huella de carbono, justo por debajo de la cifra mundial (19%). Menos de la mitad (36%) tiene una política corporativa para invertir en equipos ecoeficientes. Los costes operativos son bastante elevados para el 32% de las empresas que declara que solo invertiría en equipos de bajas emisiones de carbono si sus gastos operativos fueran iguales o inferiores a los de los equipos convencionales. Por último, el 73% de las empresas declara que si el Gobierno ofreciese incentivos fiscales para invertir en equipos ecoeficientes o de bajas emisiones de carbono, aumentaría considerablemente sus inversiones en ecoeficiencia.

El nivel real y previsto de inversión en ecoeficiencia de las pequeñas empresas está por debajo de la media porque el precio de este tipo de equipos resulta superior y las necesidades a corto plazo son más urgentes que las inversiones a largo plazo. Solo el 9% de las pequeñas empresas españolas registra su huella de carbono frente al 48% de las grandes. Y tan solo el 24% de las primeras ha invertido en equipos de bajas emisiones de carbono frente al 54% de las segundas. Es evidente que los ambiciosos objetivos gubernamentales no tienen en cuenta la realidad del despegue de los equipos ecoeficientes entre las pequeñas empresas.

FUENTE: interempresas.net