EN EL FUTURO ¿SEGUIRA MERECIENDO LA PENA LA ENERGIA FOTOVOLTAICA?
5 de mayo de 2010
"Hasta la fecha, la humanidad ha tenido un único proveedor de energía: el sol. Los caminos pueden haber sido muy complejos y haber tardado millones de años, pero, en último término, toda la energía de la que disponemos hoy procede del sol. La vía directa para aprovechar esta energía es la técnica fotovoltaica. Un argumento provocador de Artur Deger, director gerente de DEGERenergie."


Artur Deger, fundador y director gerente de DEGERenergie

La joven tecnología fotovoltaica ya es capaz en la actualidad de cubrir todas las necesidades energéticas mundiales
 
¿Seguirá mereciendo la pena la energía fotovoltaica en el futuro? Apenas ninguna otra cuestión da pie a recibir una respuesta tan descortés como esta: de eso no se trata en absoluto. La cuestión no es si la técnica fotovoltaica seguirá siendo rentable en el futuro, porque, con la información de que disponemos hoy, las condiciones marco son tan variables que no permiten ninguna respuesta concluyente. Si el Estado va a subvencionar o no la energía fotovoltaica y, si lo hace, en qué medida va a ser, son factores irrelevantes a largo plazo. Conforme a los conocimientos actuales, otros factores como son las características y límites técnicos, las regiones de aplicación, las influencias del medio ambiente y otras condiciones básicas carecen también de importancia.
Estos aspectos no son esenciales en absoluto porque estamos hablando de un potencial directo de energía útil que supera en gran medida la demanda de la humanidad. Por otro lado, la joven tecnología fotovoltaica ya es capaz en la actualidad de cubrir todas las necesidades energéticas mundiales. Sin mencionar su profundo carácter ecológico.

La cuestión es: ¿cómo podemos utilizar eficazmente la energía fotovoltaica?
En pocas palabras, no debemos preguntarnos si la técnica fotovoltaica seguirá mereciendo la pena en el futuro, sino el modo en que podemos hacer la obtención de energía fotovoltaica lo más eficiente posible.

La consideración de otras vías alternativas de generación de energía aún se enfrenta a numerosos obstáculos políticos e ideológicos. No obstante, en una evaluación rigurosa de esta temática, es imposible ignorar algunos hechos concretos:
1.Los combustibles fósiles son finitos. Hablar aquí de décadas o de más de 200 años es, en este caso, secundario.
2.Las necesidades energéticas de la población mundial seguirán aumentando a pasos agigantados en un futuro próximo.
3.Los combustibles fósiles son cada vez más caros, al aumentar su escasez, y explotar los nuevos yacimientos de dicha energía requiere un mayor esfuerzo, tiempo y dinero. Todos conocemos la evolución de los precios en el mercado de la energía: una señal clara de que vamos rumbo a una situación deficitaria.
4.El uso de combustibles fósiles presenta, con los conocimientos actuales y el estado de la técnica en este momento, muchas más desventajas a nivel mundial que el uso de las energías renovables.
5.La energía que llega directamente a nuestro entorno a través de la irradiación solar es, en términos humanos, inagotable.
6.La técnica fotovoltaica y, posiblemente, la fototermia son las vías más directas de aprovechamiento de la energía solar porque transforman la radiación solar, directamente y de forma inmediata, en corriente eléctrica o energía calorífica útil.
7.El uso sistemático e industrial de las energías renovables se encuentra aún en sus primeros estadios de desarrollo. Si se toman como patrón de referencia todas las mejoras tecnológicas surgidas a lo largo de los últimos dos siglos, la tecnología —y, por lo tanto, la eficiencia— continuará sin duda su fantástico desarrollo en los años venideros.
Es incuestionable que la oferta de energías renovables es capaz de cubrir la demanda mundial. El doctor Manfred Fischedick, acreditado científico y vicepresidente del Instituto de Clima, Medio Ambiente y Energía de Wuppertal y sus compañeros, Ole Langniss y Joachim Nitsch prevén que es posible cubrir seis veces la demanda existente a nivel mundial usando fuentes de energía regenerables, incluso con la tecnología disponible en la actualidad.

Nos encontramos justo en la fuente
Vamos a atenernos a los hechos, sin mencionar el potencial futuro (por otro lado, un claro argumento a favor de la técnica fotovoltaica):
•La oferta total de energía generada por la fuerza hidráulica, sin tener en cuenta su aptitud de utilización conforme al nivel tecnológico actual, puede cubrir totalmente la demanda de la humanidad.
•Los océanos albergan teóricamente capacidad para generar el doble de la energía útil necesaria en la actualidad.
•La energía geotérmica nos ofrece aproximadamente cinco veces la demanda de energía mundial, aunque aquí debemos mencionar los peligros aparentemente asociados a las perforaciones geotérmicas.
•La energía generada por biomasa permitiría cubrir veinte veces las necesidades energéticas mundiales.
•La energía eólica disponible supera, incluso, hasta doscientas veces la demanda total de la humanidad.
•La radiación solar no lleva a una dimensión totalmente distinta: conforme a los cálculos realizados por expertos, la radiación solar recibida en la Tierra excede 2.850 veces la demanda total humana de energía. Merece la pena destacar aquí que incluso con los conocimientos técnicos actuales, la oferta útil concreta es casi cuatro veces mayor que la demanda de energía total de la humanidad.
Tan solo partiendo del puro potencial y teniendo en cuenta las posibilidades disponibles en la actualidad, la tecnología fotovoltaica supera ampliamente a las demás fuentes de energía disponibles. Ahora bien, y volvemos a la tesis de este artículo, solo se trata de optimizar la eficiencia de la obtención de energía y sus condiciones marco. Nuestros esfuerzos en DEGERenergie se concentran justo en lograr este objetivo.

Edificios proveedores de energía
 
Un ejemplo tan sencillo como ilustrativo de una perfecta optimización y balance energético positivo es la nueva sede corporativa de DEGERenergie, puesta en marcha el año pasado. Basada en módulos solares con sistema de seguimiento controlado mediante sensores, la estructura constructiva genera aproximadamente el triple de energía de lo que es necesario para cubrir el funcionamiento de todas las oficinas, centros de producción y logística.

Hoy por hoy, ya es posible equipar edificios industriales o particulares con medios de simplicidad comparable en prácticamente cualquier lugar de la tierra, de forma que la técnica fotovoltaica no solo cubre la demanda de energía del explotador, sin generar ninguna emisión, sino que también puede abastecer a otros consumidores. Por ejemplo, es perfectamente imaginable que en el futuro sea habitual planificar edificios y tejados siempre con sistemas fotovoltaicos integrados. Lo que traería consigo una ventaja adicional nada despreciable: las redes de transporte de alto coste se reducirían al mínimo. El precio de la energía podría mantenerse estable o incluso bajar.

Pero volvamos a la situación actual, es decir, a las bonificaciones por suministro de alimentación y a las subvenciones, los costes de la energía y cálculos de amortización. Como es natural, estas condiciones marco desempeñan un papel fundamental para la rentabilidad, para los inversores y, por consiguiente, para la rápida difusión de la tecnología fotovoltaica.

¿Cuándo merece la pena algo?
Sobre todo en Alemania, las consideraciones económicas de los parques solares se acometen desde la perspectiva equivocada: a menudo se calcula el precio que alcanza el kWp instalado. Pero este cálculo, tan estrecho de miras, es irrelevante a la hora de elaborar un cálculo sólido a nivel comercial de costes y utilidad. De hecho, en todas las inversiones se debe plantear siempre la siguiente pregunta: ¿cuánto estoy invirtiendo y cuánto voy a recuperar? Porque hay dos aspectos decisivos que dependen de la respuesta:
•El momento de la amortización, es decir, el ‘retorno de la inversión’.
•Los ingresos/ganancias a partir de ese momento.
Ciertamente, en los EE UU y Canadá los inversores se plantean siempre en primer lugar estos aspectos y los cálculos necesarios. Razón suficiente para que nosotros prestemos mayor atención a estos parámetros, basados en numerosos datos e informaciones recogidas de la práctica diaria. El resultado es inequívoco: las instalaciones fotovoltaicas con un seguimiento mediante el módulo sensor producen el ‘return on investment’ más rápido. Porque, en cualquier parte del mundo, obtienen el máximo rendimiento fotovoltaico en relación al capital invertido, y además, ofrecen la mejor relación entre costes y beneficios.

Cabe destacar que las condiciones marco, como la bonificación por suministro eléctrico, los costes de la energía o la zona de instalación tan sólo desempeñan un papel secundario en relación a estos cálculos y a sus resultados. También queda claro que los sistemas rígidos constituyen, teniendo en cuenta las condiciones marco, la opción más cara de generar electricidad a partir de la radiación solar.

Paridad de red: en Italia es prácticamente una realidad
El precio que debe pagarse por la energía es, ciertamente, un factor clave en cualquier consideración en materia de rentabilidad. Y también en este sentido se llega en seguida al quid de la cuestión: la paridad de red, es decir, un equilibrio entre los costes derivados de la energía ‘comprada’ y la energía generada por medios propios. Los operadores de parques solares y los usuarios industriales en Italia que generan su energía solar mediante el uso de sistemas de seguimiento de DEGERenergie, prácticamente han alcanzado la paridad de red.

En otras palabras: muy pronto ya no tendrá importancia si se subvenciona o no la energía solar. En el futuro, estos propietarios podrán generar su propia electricidad a bajo coste comercial, sin tener que comprarla en absoluto. Una ventaja nada despreciable en la planificación de negocio a largo plazo. Finalmente, el imparable aumento de los precios de la energía hace tiempo que se considera un hecho a tener en cuenta en cualquier planificación seria a largo plazo. Cuanta mayor sea la demanda de energía de una empresa más importante será, lógicamente, este factor.

En Alemania, la paridad de red al paso de crecimiento actual se alcanzará dentro de los próximos cinco años, siempre bajo la premisa de que la energía solar se genere siempre a un coste lo más bajo posible.

Todos los parámetros principales apuntan a ello: la tecnología fotovoltaica será aún más interesante en el futuro de lo que ya es ahora. Esta tesis es válida aunque no hubiera avances técnicos. E incluso si las subvenciones a la energía solar desaparecieran. Pero, no hay que preocuparse: empresas como DEGERenergie trabajan constantemente para mejorar la eficiencia de los sistemas, para que proporcionen su ‘retorno de inversión’ lo antes posible.

Control mediante sensor patentado para la máxima rentabilidad

Los sistemas de DEGERenergie a diferencia de los sistemas de seguimiento astronómico, funcionan basándose en el módulo de sensores patentado DEGERconecter. Este sensor mide constantemente la intensidad y el ángulo de incidencia de la luz y permite el posicionamiento de la superficie modular orientándolo hacia el punto más brillante del cielo, es decir, donde irradia más energía. El DEGERconecter tiene en cuenta además la luz reflejada o difusa que penetra a través de las nubes.

A consecuencia de ello, el módulo solar absorbe realmente siempre la máxima cantidad de energía posible y la emite en forma de energía útil. Esta es la razón por la cual los sistemas de DEGERenergie obtener obtienen con toda fiabilidad hasta un 46% más de ingresos en comparación con los sistemas fijos y aproximadamente un 15% más que en el caso de los sistemas de seguimiento astronómico. Y ello con una inversión adicional de tan solo un 10 a un 15% superior a la necesaria en el caso de las instalaciones fijas.

Estas cifras de rendimiento energético proceden de varios operadores de parques solares en España y Alemania que comparan —en algunos casos desde hace años— sus ingresos obtenidos mediante diferentes tecnologías. En otras palabras: el tiempo de amortización de sus instalaciones se reduce al utilizar sistemas DEGERenergie y sus ganancias aumentan al conseguir el beneficios después del ‘retorno de inversión’ son mayores, lo que se traduce en el alcance anticipado de la paridad de red.

No debemos olvidar que las instalaciones fotovoltaicas con sistemas de seguimiento presentan otra ventaja adicional, en comparación con las instalaciones rígidas: Mientras que estas últimas sólo consiguen un aprovechamiento óptimo de la energía solar entre las 11 y las 14 horas, los sistemas con seguimiento son capaces de obtener siempre elevados ingresos, durante todo el día, en función de la duración de la radiación solar. Así optimizan el nivel de carga de las redes eléctricas.

Sobre el autor:
Artur Deger es fundador y director gerente de DEGERenergie (www.degerenergie.com). Creó su empresa en el año 1999 como sociedad unipersonal en un garaje al borde de la Selva Negra. La base del éxito cosechado tanto en el pasado como en el presente es tan simple como genial: los módulos fotovoltaicos orientados permanentemente hacia el sol ofrecen una utilidad energética mayor que los módulos fijos. Artur Deger inventó un sistema que logra precisamente esto, una tecnología que permite el seguimiento automático de la radiación solar por parte de los módulos solares. Entretanto, se ha formado una gran empresa a partir de esta idea y sus sistemas de seguimiento para plantas solares están instalados en 38 países de todo el mundo y permiten una ganancia de energía hasta un 46% superior sin la necesidad de implantar ninguna tecnología adicional. Con más de 30.000 sistemas instalados, DEGERenergie es líder de mercado en el sector de sistemas de seguimiento para instalaciones solares.

FUENTE: interempresas.net