La mancha de petróleo sigue imparable

El vertido de petróleo comenzó el día 22 de abril después de la explosión de una plataforma petrolífera en el Golfo de Méjico, en la que además murieron 11 trabajadores, y a día de hoy no ha podido contenerse y sigue acercándose peligrosamente a las costas de Luisiana.

Después de varios días en las que las labores de limpieza habían sido suspendidas, debido a las inclemencias del tiempo, como ya informó Ambientum.com; se han reanudado las actividades.

La British Petroleum (BP) está intentando detener la fuga mediante robots submarinos que intentan cerrar las válvulas por las que se escapan cientos de miles de litros de petróleo diariamente, pero hasta el momento no ha tenido éxito.

BP ya ha comunicado que asumirá el pago de todos los costos derivados del desastre, como había exigido Barack Obama, Presidente de EEUU.

Cientos de voluntarios ya se han puesto en marcha para poder paliar los daños en zonas que se puedan ver afectadas por la mancha de crudo.
 
Fuente: Redacción ambientum.com