El nuevo seguro verde costará 50 millones de euros a las empresas españolas

La normativa verde impulsada por el Gobierno es cada vez más restrictiva para las empresas. El próximo 30 de abril, unas 30.000 compañías sabrán el plazo de que disponen para contratar una garantía financiera obligatoria y afrontar la aplicación de la Ley de Responsabilidad Ambiental de 2007.


Este nuevo seguro de responsabilidad ecológica costará 50 millones de euros al año a las empresas españolas y servirá para proteger económicamente el entorno natural en el que desarrollan su actividad.

En España, unas 7.000 compañías cuentan ya con un seguro verde, un negocio que mueve unos 25 millones de euros en primas. Sin embargo, esta cifra se duplicará en menos de tres años, según los cálculos de la consultora de riesgos Marsh. Las compañías del Ibex 35 son las que más rápido han actuado: el 75% ya tiene una póliza de este tipo. El resto son entidades financieras y no están obligadas a suscribirla.

La normativa que exige este seguro se desarrolló bajo la premisa “quién contamina, repara”, y está diseñada por Medio Ambiente para evitar siniestros como el de Boliden en Doñana, que supuso un coste de 600 millones de euros para el Estado y fue uno de los mayores desastres ecológicos registrados en España. La finalidad es asegurar que las compañías tengan solvencia económica para hacer frente a la prevención y solución de daños ambientales.

Competencia
Hasta ahora, las pólizas contratadas son, en su mayoría, de responsabilidad civil por contaminación y no de competencia ecológica, como obligará la legislación. En el primer caso, las firmas están protegidas frente a los daños personales y materiales causados a terceros en caso de accidente.

Con el nuevo seguro, la infinidad de compañías que están afectadas por el Anexo III de la Ley tendrán que revisar su situación. De hecho, las empresas son responsables desde la entrada en vigor de la norma y deberán responder y reparar cualquier daño que hayan causado desde entonces. La Ley tiene una dureza inusitada: es muy posible que una compañía sea considerada culpable hasta que se demuestre lo contrario, para evitar situaciones catastróficas como la de Aznalcóllar.

El seguro verde no es la única manera de obtener una garantía financiera de este tipo. También es posible conseguir un aval o un reserva técnica, pero dadas las condiciones para obtener financiación en la actualidad, los expertos de Marsh consideran que el 95% de las empresas se decantarán por el seguro. En España hay veinte aseguradoras capacitadas para suscribir esta póliza verde.

Proceso
¿Cómo tienen que proceder las empresas afectadas por este seguro? En primer lugar, deben realizar un análisis de riesgos medioambientales para fijar a cuánto asciende la garantía financiera. Después, es necesario calcular los costes de prevención del daño.

El método para identificar y evaluar los riesgos medioambientales es de Aenor y se llama UNE 15.008. Esta norma analiza el entorno, identifica el origen del peligro para poder establecer una probabilidad de riesgo y determina los posibles receptores del daño para fijar las vías de movilización.

Existen tres segmentos de riesgo para los seguros: sencillo, medio y grave. En el primer caso, el coste es de 1.000 a 6.000 euros al año y cubre hasta 1,8 millones de reparación medioambiental. El de categoría grave tiene un precio de 40.000 a 120.000 euros y una cobertura de hasta 20 millones de euros. Sin embargo, hay compañías como Endesa o Repsol que, por su naturaleza y sector, superan este baremo, al contar con mayor peligrosidad potencial para el entorno. Estas firmas pueden tener una cobertura extraordinaria de hasta 75 millones de euros.

+INFO

FUENTE: www.expansion.com