ADIÓS AL GOLFO PÉRSICO. Comienza la batalla por el petroleo blanco

Este remoto desierto está destinado a convertirse en el solar más caro del planeta. Se trata del mayor yacimiento de litio, un mineral imprescindible para el funcionamiento de los teléfonos móviles, los ordenadores y los nuevos y pujantes coches eléctricos. Como el golfo Pérsico en los años 20, el salar de Uyuni, en Bolivia, va a determinar el futuro del transporte en el mundo. El gran juego vuelve a empezar...


Cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin anduvieron por primera vez por la Luna el 20 de julio de 1969, al contemplar el mundo, una de las primeras imágenes que vieron fue este lugar remoto en el que nos encontramos: una enorme mancha blanca, una cicatriz que cruzaba la parte inferior del continente sudamericano, un paisaje impactante que tomaron por la Antártida, pero que en realidad era el salar de Uyuni, enclavado al sur de Bolivia, el mayor desierto salado del mundo: diez billones de toneladas de sal que cubren una superficie de casi 13.000 kilómetros cuadrados.


AISLADOS Alrededor del Salar vive y trabaja muy poca gente. Apenas un centenar de chabolas lo rodean, porque sus condiciones hacen muy dura la vida. Es una de las mesetas más inaccesibles del planeta.

+INFO

FUENTE: XLsemanal